Dile "NO" al feminismo

Yo no soy feminista, aborrezco el feminismo y considero que es el feminismo una de las cosas que ha hundido a occidente.

Hoy te voy a explicar por que odio el feminismo y por que las feministas me detestan.
Estas son mujeres que están absolutamente desconectadas de la realidad y se molestan cuando un hombre les explica la realidad.

La lucha por los derechos de la mujer comenzó a principios del siglo XIX y se enfocó completamente en el derecho de la mujer a votar, y vaya que estas mujeres tuvieron bastante ímpetu para conseguir sus fines (porque eran más feas que una patada en los cojones), fueron pioneras en su época.

La primera ola del feminismo fue conseguir el voto.

Cada una de las etapas del feminismo ha sido destructiva.
Cada idea que defiende o promueve el feminismo es mala.
Todos sus objetivos son malos.
 Pero vamos a empezar por el voto femenino

Si eres mujer y sigues mi blog, te invito a que tomes una pausa y veas las cosas con frialdad desde la perspectiva de la tradición. Tengo una hija, hermana, esposa y madre. Y las quiero, las amo y las adoro como las mujeres que son. Mis ideas buscan protegerlas a ellas y a todas las mujeres del mundo de las garras de la izquierda que busca ponerlas a pelear con los hombres por cosas que no tienen sentido. Mis ideas no son novedosas, fueron imperantes en algún momento y el progresismo las hizo a un lado. Y no estoy pidiendo abolir conquistas, antes de que me acusen de cualquier cosa, sólo relato la historia y la realidad con el lente conservador y tradicionalista.

¡Las mujeres tienen que poder votar! Pues no. No deberían. Voy a darte tres razones sólidas por las que las mujeres no deberían tener acceso al voto.
Las mujeres siempre han tenido una inmensa y desproporcionada cuota de poder dada por los roles naturales femeninos que la naturaleza les dio: Son capaces de parir, criar a los hijos, darles cariño, amor, y le inculcan valores, creencias, aptitudes y actitudes. Si quieren hablar de poder, eso es un poder inmenso, todo lo demás es buscar ser igual a los hombres en cosas que nada tienen que ver.

Si bien la idea de que una mujer pueda votar es considerada correcta, positiva y deseable, esa idea fue puesta en la mente del electorado por políticos que buscan crear tensiones entre un hombre y su mujer. Por medio de la aplicación de políticas de género y de identidad los políticos han podido mendigar al voto de las mujeres con políticas que busquen su beneficio exclusivo en detrimento del sexo masculino, dividiendo a la nación en dos de forma artificial y jugar con cada parte en lugar de tener que enfrentar los verdaderos problemas que el país atraviesa. Es una realidad que la madre soltera es un peligro para el futuro de la sociedad. Y el darle voto a la mujer permitió que los políticos que odian a la familia y las demás estructuras occidentales se inmiscuyeran de forma emocional e intelectual en la santidad de los matrimonios. 

Como los políticos se quisieron meter en la intimidad del hogar y las familias, lo han hecho desde las formas más sutiles, hasta las más agresivas. Y las peleas por política en los hogares entre marido y mujer existen gracias a esto.
Antes del feminismo solamente existía el voto por familia en vez de un voto por persona y casi todos los hombres se casaban, el hombre que embarazaba a una mujer no la dejaba a las buenas de Dios sino que asumía su responsabilidad y se casaba con ella y formaba una familia, criaba a su muchacho y tenían una familia.
Es bien sabido que los políticos son una mierda, así que siempre van a apelar al mínimo común denominador. 95% de los votos eran de hombres que tenían familia, así que los políticos no les quedaba más remedio que hacer ofertas políticas durante sus campañas que beneficiaran a la familia y los valores familiares.
Cuando todos los adultos tienen un voto, a no hay que preocuparse por valores familiares y beneficiar a las familias. (¿Misión Madres del Barrio les suena?). Es suficiente tener un discurso que apele a los individuos en lugar de uno que apele a la familia nuclear absoluta.
Basta que veamos como han ido cambiando las posturas y los temas de los que nos hablan los políticos. Antes nos decían que el matrimonio gay era malo porque no beneficiaba a las familias, pero ya nadie habla de eso, usan la argumentación de ñángaras retrógradas arguyendo que es el "año en curso"  ¿por que ocurre esto? Porque hay una respuesta individualista perfecta de la que abusan liberales infernales desde el espectro izquierdista hasta los procapitalistas estilo (((Gloria Álvarez))) "Cada quien hace con su cuerpo lo que quiere", o "lo que ocurra en un cuarto entre dos personas adultas no es asunto del Estado". La familia que es la base de la sociedad pasó a un segundo plano y cedió ante el individuo y su egoísmo irracional. Antes de que las pudieran votar ese argumento a favor de que los maricas votaran no existía siquiera. 

En una entrada anterior te expliqué el cómo los que somos de derechas y los progresistas entienden el mundo de manera muy distinta.
La molécula es la partícula más pequeña de un elemento capaz de conservar todas las propiedades de ese elemento, un progresista considera que la molécula más pequeña de la sociedad es el individuo.
Por lo tanto todas sus políticas parten de ese punto.
Para el izquierdista cada uno de los individuos de una sociedad debe tener todos los derechos, las facultades y los poderes posibles.
El caso extremo de esta visión de la sociedad es el del comunismo que considera que es tan necesario que cada individuo tenga los mismos derechos y poderes que todos los demás, es tan necesario que todos los individuos sean exactamente iguales, que cualquier diferencia que exista es una injusticia que debe ser abolida. Así se puede explicar de dónde salen ideas como las de la Justicia Social o el marxismo cultural, y también entendemos de golpe por qué el comunismo a pesar de ser considerado una postura radical raelmente está solo a un paso de lo que cualquier progre considera correcto.

Esta es la principal razón por la que la mayoría de los que se auto-denominan conservadores en este país son simplemente progres con una careta de amabilidad hacia el empresario. También se entiende que los libertarios y el libertarianismo en su conjunto no es otra cosa que una ideología profundamente de izquierdas. La mayoría de estos supuestos conservadores creen firmemente en la idea de que el individuo es la molécula de la sociedad.

El verdadero conservador no tiene la misma opinión.

Para el conservador la partícula más pequeña de la civilización capaz de conservar todas sus propiedades no es el individuo sino la familia. Una familia es un grupo de personas que comparten un lazo sanguíneo, que viven en un mismo espacio, hablan un mismo idioma, tienen un pasado y un futuro compartidos, y comparten su presente. Para los conservadores la familia es una especie de micro-cosmos, un espejo miniatura de la Nación porque tiene las mismas propiedades que la Nación. Si divides a la familia en individuos dejan de tener esas propiedades porque están solos.

Este es el verdadero punto en el que los progres y los conservadores nunca se pondrán de acuerdo: la identidad de la Nación.
Un individuo es un cúmulo de experiencias y de características sin un contexto y sin lazos. Basar una nación en los individuos, como hacen los progres, es basar una nación en la nada porque los individuos al azar tienen pocas cosas en común. Por eso los progres buscan abolir las fronteras e incluir a cualquiera que lo desee en cualquier nación del mundo, porque las naciones para el progre no significan nada más que un puñado de individuos sin relación. A cualquiera que no sea un progre esto le parece una locura, pero el progre cree que el individuo es lo más importante.

Los conservadores tienen una idea de la nación mucho mejor formada. Una nación es sangre, suelo, cultura y las experiencias de la gente que vive en ella. La familia también es sangre, suelo, cultura y las experiencias de sus integrantes. Para un conservador una nación no está compuesta de individuos sino de los lazos que unen a esos individuos. Un grupo de individuos con lazos es una familia, la unidad más pequeña de la civilización que mantiene todas sus cualidades. Un grupo de familias conforma un barrio o una localidad. Un grupo de barrios conforma una comunidad, un grupo de comunidades conforma una Nación.

Esta explicación que es un poco larga es necesaria para poder justificar la tercera razón por la que las mujeres nunca debieron tener acceso al voto que es simplemente el hecho de que redistribuye el poder de las familias a los individuos y crea un sistema en el que las familias SIEMPRE serán sacrificadas en el altar de los individuos.

Es un sistema que destruye los valores que mantienen las familias unidas. Un Estado en el que solamente las mujeres pudieran votar y todas las mujeres se casasen y formasen familias sería mejor que un sistema en el que tanto los hombres como las mujeres votan porque mantiene un sólo voto por familia. Es de vital importancia para mantener nuestro sistema que el voto lo tengan las familias y no los individuos, solía ser así antes del feminismo, pero los "derechos" de la mujer lo destruyeron.

 Los movimientos radicales hacen heridas profundas en el tejido de la sociedad pero nunca alcanzan en su entereza lo que se plantean. Lo que hacen estos movimientos es que crean vanguardias radicales, son puntas de diamantes, son los dientes en la carne que lleva adelante el movimiento. 

La segunda ola del feminismo: El sitio de trabajo

Sin esos movimientos los cambios culturales y exhibicionistas que vemos en este mundo jamás habrían ocurrido. No han habido tendencias para revertir el feminismo antes del cambio psicológico y cultural de los años sesenta. En ese sentido, el feminismo ha alcanzado una victoria parcial, lo interesante del asunto es el cómo las estructuras masculinas de la tradición cedieron ante el feminismo y sus avances.

Con las siguientes líneas te pretendo explicar por que las feministas detestan a las mujeres y a la dignidad del trabajo, con sus intenciones de querer trabajar hicieron más daño a la sociedad que bien.
Las feministas una vez que se hicieron con el voto buscaron tomar los puestos de trabajo, abandonando su rol natural de madres y yéndose a los puestos de trabajo donde tradicionalmente los hombres estaban, siendo esto así, al incluir a las mujeres en el mercado laboral doblamos el número de personas que buscan empleo mientras que los empleos disponibles eran los mismos. Esto significa que a partir de ese momento y como mínimo, por la ley de la oferta y de la demanda, los sueldos bajaron a la mitad, y se hizo doblemente difícil encontrar trabajo.

El feminismo en el sitio de trabajo destruye la capacidad del marido para proveer para su familia. Antes del feminismo con el sueldo de un hombre que trabajaba a tiempo completo era suficiente para pagar los gastos, poner el pan en la mesa, tener un coche, mantener a 2 o 3 hijos, vestir y dar una buena vida a la mujer, pagar los impuestos y tener dinero sobrante para ir de viaje de vez en cuando o tener actividades recreativas con la familia. Hoy esa realidad pasada nos suena como una fantasía de un cuento de hadas. ¿Por qué? Porque desde que las mujeres entraron en el mercado laboral los sueldos se pulverizaron. Si doblas el número de gente buscando trabajo, la realidad es que el trabajo sólo valdrá la mitad de lo que solía valer. A los libertarios esto no les parece mal, pero ya sabemos que los libertarios son progres disfrazados.

Esclavizó a las mujeres en sus puestos de trabajo. Al reducir los sueldos a la mitad las mujeres no tuvieron otra opción más que trabajar para poder costear los gastos familiares. Una de las razones por las que las feministas pidieron ser incluidas en el mercado laboral es que las mujeres sentían que no tenían la libertad de elegir qué hacer con sus vidas. Si ese era verdaderamente el problema, entonces el feminismo fue un fracaso rotundo y garantizó justamente lo contrario. Antes las mujeres podían elegir si trabajar o no, muchas mujeres trabajaban como modistas o secreatarias, y podían quedarse en sus casas sin trabajar si querían. Hoy no tienen ese privilegio. Para mantener una familia hace falta el sueldo de dos personas ahora que los sueldos son la mitad de lo que eran.

Otra razón por la que las feministas buscaron meter a la mujer en el mercado laboral fue un error es porque dejó los hogares vacíos.
Si tanto la mujer como el hombre tienen que trabajar para mantener a la familia ¿quién cuida de los niños?
No hace falta ser un genio para entender que depender de guarderías o de niñeras para que cuiden de tus hijos nunca será tan bueno para ellos como que los cuide su propia madre.
Obligar a las mujeres a trabajar hace que no puedan dedicarle a sus hijos el tiempo y los cuidados que necesitan, y eso lastima a los niños mental, emocional, y socialmente cuando son más vulnerables.
No es justo dejar a los niños en mano de desconocidos y esa configuración es lo que ha producido generaciones de idiotas con carencias sociales y emocionales graves.

El feminismo elimina la posibilidad de educar a los niños en casa e incrementa la dependencia del gobierno, obliga al Estado a crear programas de educación para la población y obliga a las familias a meter a los niños en instituciones educativas del Estado.
En el pasado las familias podían enviar a sus hijos a escuelas si querían, o podían elegir educarlos en casa y enseñarles a leer, escribir, aritmética, etc, de manera independiente.
Pero con las casas vacías y las mujeres trabajando fuera para poder tener un segundo sueldo con el que mantener a su familia, no hay otra opción más que depender de las instituciones públicas y privadas para que eduquen a los hijos. Eso es siempre un riesgo porque no controlas lo que le enseñan a tu hijo.
En el caso de la educación pública es todavía peor porque los expones a los tejemanejes de la política local y nacional, de lo que los políticos quieren que se les enseñe a los niños.

Como las mujeres tienen que trabajar sólo pueden permitirse este lujo los ricos, los afortunados, o las familias en las que tienen la suerte de que alguno de sus integrantes tenga un sueldo muy superior a la media y así pueden darse el lujo de que el otro padre no trabaje.

Sexto – Porque incentiva a las mujeres a no casarse ni formar familias. Como los sueldos son tan bajos formar una familia es muy caro. Lo que antes solía ser la norma ahora es un lujo, una extravagancia. Casi tan costoso como tener un yate. La presión para no tener hijos se vuelve inmensa, y las mujeres se dedican a posponerlo: "tendré una familia cuando me lo pueda permitir" "tendré una familia cuando haya ahorrado lo suficiente" "tendré hijos más adelante, ahora tengo que trabajar para asegurarme un futuro" "quiero tener una familia pero lo haré después cuando tenga una situación mejor, ahora me dedicaré a mis cosas, a disfrutar, porque aunque quisiera no puedo ni planteármelo"

La tercera ola del feminismo consagró la idiotez, buscó normalizar las enfermedades mentales y glorificar la promiscuidad.

El feminismo se describe a si mismo como meramente un movimiento por la igualdad femenina, pero se comporta como algo muy distinto: Un festival vengativo, revanchista, odioso, y malintencionado de odio hacia los hombres.

Sólo en Reino Unido 7% de la población se identifica como feminista.
En EEUU sólo 18% de la población se identifica como feminista según Vox
Otra encuesta de YouGov y (((Huffington Post))) reveló que 23% de las mujeres y 16% de los hombres se identifican como feministas.
El número de personas que se identifican como feministas en Occidente se aproxima al número de personas que creen que los negros son innatamente inferiores a los blancos (menos del 10%)
Investigadores en la Universidad de Toronto descubrieron que aquellos que están inclinados a favorecer causas feministas eran menos proclives a hacerlo si conocían a una feminista estereotipo.Mientras más personas entran en contacto con feministas, menos se identifican con ellas porque sus activistas se comportan de forma odiosa y conflictiva.

Muchos hombres están profundamente confundidos en el presente y lo han estado por varias generaciones. Y aun cuando el género es biológico; el recrudecer de los atributos nucleares masculinos y femeninos sobrevive independientemente de las mentiras que a diario la izquierda feminista se esmera en sacar en sus medios. 

Los hombres han accedido a estas demandas feministas y autoritarias porque se les ha hecho creer y sentir que no tienen alternativa.

Cuando le dices a una feminista que no crees en el feminismo, ella probablemente te responda con la trillada frase: "No crees en la igualdad para las mujeres". Si eso te ocurre, contéstale que igualdad y feminismo no significan la misma cosa, que los hechos no están a la altura de la narrativa. 

El demostrar rechazo a la cultura del igualitarismo es etiquetarte como demoníaco en el mundo moderno, particularmente en el mundo de las relaciones personales actuales.

El feminismo ha promovido la cultura del chanceo, “hook-up culture”, la cual glorifica la promiscuidad e hipergamia femenina, convirtiendo a las mujeres en seres dispuestos a fornicarse todos los hombres que les pasen por delante.

Esta “cultura” es nociva para la mujer ya que las mismas feministas que la impulsan se rehusan a aceptar los hechos biológicos que dan como evidencia la dolorosa realidad de que las mujeres no tienen la capacidad emocional, biológica y hormonal de llevar adelante relaciones sexuales casuales con alta frecuencia con muchos hombres y no sentir algún peso emocional a diferencia de sus contrapartes masculinos. 

Es por ello que vemos sex tips en las páginas de (((Cosmopolitan))) cuando esa revista en algún momento exaltaba lo bonito de la feminidad, de igual manera nos toca leer los artículos de pésima calidad en materia de sexualidad del Grupo Últimas Noticias, o tenemos que toparnos en nuestras redes sociales con la degeneración de mujeres promiscuas y feas como Yei Love o Diosa Canales que hacen de su vida íntima un espectáculo.
Esto obedece a que el entretenimiento y la cultura pop así como la vida personal de estas personas dejan de ser algo que nos inspira para ser algo político y bastante kitsch.

Aquellos que no están pendientes de ver el motivo ulterior de las cosas que los medios les ponen en frente pueden conformarse con ver a una tipa que está más tatuada que un marinero borracho y que se operó los pezones para que luzcan como dos corazones como una “tipa explotada” pero la realidad va mucho más allá de eso.
La política es filosofía puesta en práctica y si no te interesa la política, a la política tú si le interesas.

Por eso los progres en los medios te ponen una tipa fea, tatuada y con tetas enormes a decirte que es perfectamente cool que si tu chica te pide tener una orgía, esa orgía la hagas con un negro transexual llamado galaxia y te dejes penetrar por él.
La gente se atrae a la política sólo con un pequeño porcentaje del uso de su raciocinio.
El grueso de su atracción es emocional y pre-reacional e incluso puede llegar a ser irracional: Emma Watson es una mamacita, pero cuando abre la boca a dar mensajes sobre por que los hombres debemos ser feministas se nos olvidan las barbaridades que esa mujer dice y prestamos atención a su rostro y su mirada y nos imaginamos cortejándola y teniendo sexo con ella.
Y es porque el sexo vende, y los propagandistas saben usarlo.

La solución

Desde la derecha debemos saber que el sexo es un arma que podemos usar nosotros también, y por eso los hombres debemos ser fuertes, debemos cultivar nuestro físico y debemos hacernos con las chicas más guapas para enamorarlas, casarnos con ellas, hacerles el amor y que nos den hijos tan guapos y lindos como ellas. 

Entre más apelemos a esas nociones más apelaremos a la generalidad del mercado político que hay allá afuera.

Uno de los discursos políticos más poderosos que hay es el enaltecimiento de los modelos de rol masculino y femeninos tradicionales. Debemos enaltecer la idea de que esas nociones son correctas, positivas, sexys, atractivas y deseables para nuestra sociedad.
Esas son ideas positivas, biológicas y van acorde a nuestros instintos. 

En épocas como éstas todo lo que vaya en el sentido de la modernidad es anti-natural. Lo biológico pasó a ser inaceptable para los progres y esa pol´tica de llevar adelante la agenda natural es lo que nos hará triunfar sobre las huestes rojas. Mucha gente se impresionará y se sentirá atraída física y emocionalmente por el contenido de nuestro discurso si rechazamos de forma reaccionaria y agresiva la politización de la sexualidad y de las normas de conducta sexual de los espacios cívicos como actualmente son percibidas, pero la sociedad también entrará en shock y se escandalizará con la parte políticamente correcta y racional de su inteligencia. 

No olvidemos que el sistema político actual adoctrina a la sociedad con filtros de corrección política, con una gramática de auto intolerancia que sólo les permite percibir la realidad de cierta forma.

Pese a que esto sea así, los hombres tienen una identidad biológica y esa identidad les apaciguada por la imagen, esa es la razón por la cual vemos a mujeres musculosas y tatuadas como un marinero y nos hacen pensar que eso es atractivo, nos hacen usar palabras como “girl power”, “mujeres guerreras”, “mujeres al poder”, “viva la madre soltera”. Si nos oponemos a este tipo de ideas de forma inteligente, cool, y con estilo veremos cómo la gente se acercará a nosotros. 

Si nadie intenta rescatar las ideas tradicionales masculinas y femeninas de las garras de la izquierda no tendremos futuro como especie humana. Si rescatamos esos roles, los hacemos nuestros y los volvemos un arma, tendremos el apoyo tácito, intuitivo y natural de muchas generaciones por venir. 

comments powered by Disqus