Réquiem por Barcelona

Ciutat Condal ¿Quo vadis?

Volvió a ocurrir, en Barcelona, donde vive mi hermana y muchos amigos míos. El terrorismo no conoce fronteras, y es un aliado ideológico de aquellos que quieren acabar con las fronteras, y abrirle las puertas a los bárbaros musulmanes que quieren destruir nuestra cultura, genética, y civilización es un acto suicida que demuestra nuestra decadencia.
Hoy un desquiciado seguidor de Alá alquiló una furgoneta y decidió atropellar a decenas de personas matando a dieciocho e hiriendo a centenares por una de las calles más bonitas y transitadas de la Ciudad Condal española.

En Barcelona, así como en Manchester, Marsella, Colonia, Ceuta, Melilla, Estocolmo, etc. Todo occidente y sus ciudades están en una fase decadente y terminal. Están repletas de inmigrantes musulmanes.
Lo ameno de esas ciudades se acabó. La izquierda y sus liderazgos municipales que sólo se representan a si mismos y sus círculos pequeños se han encargado de ello.

Lo que ha ocurrido en esas ciudades es que su población blanca, de valores occidentales y genética europea, perteneciente a lo que fue una pujante y floreciente clase trabajadora se fue de allí.

Se esfumaron.

Lo que queda de esos europeos ahora vota a la izquierda y se han dispersado para alejarse de las concentraciones de inmigrantes que conforme llegan reciben papeles para votar y obtener derechos políticos.
Pandillas enteras tomaron control de ciertas partes de las ciudades, han obtenido enorme poder, a tal punto que la policía no se atreve a entrar a esas zonas por miedo a su propia seguridad, porque los consistorios y municipalidades les han quitado el poder de defensa a los policías por efectos de la corrección política.

En relación a estos eventos que vimos hoy en Barcelona y que hemos visto en el resto de europa puedo decir que no hay ni un solo individuo de raza blanca involucrado en la perpetración de estos actos terroristas. Los involucrados siempre tienen el mismo color de piel, no comen cerdo, rezan cinco veces al día, tienen la misma genética siempre y están destinados (hellbent, como dicen en inglés) a destruir nuestra forma de vida.

En el momento en el que Occidente le abrió las puertas al islam, estos tíos trajeron consigo sus pesares, sus feudos, sus problemas y los llevaron desde sus lejanos desiertos a nuestras calles, plazas, urbanizaciones y avenidas.

¿Por que nos debe importar lo que pase en esos lejanos desiertos? Porque lo que ha hecho la (((izquierda y los conservadores))) ha creado un caldo de cultivo, un hervidero de ideas de gente que está muy molesta con nuestra injerencia en sus asuntos. Esos bárbaros en sus desiertos vieron como nos metimos en Irak, que no tenía armas de destrucción masiva porque las destruyeron por ordenes de Saddam temiendo ser atacados fueron atacados y masivamente. Y estos musulmanes se sintieron amenazados en sus procederes y formas de vida y decidieron hacer alianzas estratégicas con nosotros a cambio de petróleo y nuestras armas para usarlas en contra nuestra.

Esto nos debe incumbir porque gracias al (((multiculturalismo))) nuestro mundo se encoge. Conforme se da ese proceso de globalización, llegan incontables inmigrantes a nuestras fronteras, y conforme el mundo se mezcla, lo que fue en algún momento el problema de nuestros vecinos o de un bárbaro en un desierto lejano ahora resulta que está en nuestros hogares, en nuestras familias y en nuestro patio de atrás.

Esos bárbaros babilónicos con su misticismo de desiertos eran grupos localizados, muy primitivos y bastante desorganizados, ahora son redes enteras de hombres y mujeres dedicados las veinticuatro horas del día, trescientos sesenta y cinco días al año a reclutar otros bárbaros y convertir a hombres y mujeres blancos a su culto para preconizar nuestra destrucción.

Esto no es ninguna paranoia de extrema derecha.
Esto es real.

¿Que diferencia hay entre este chavalillo

y este otro?

Mientras el primero es un español que quizá hubiese crecido para enamorar a una linda chica catalana, invitarla al Camp Nou y tomar unas cervezas mientras el FC Barcelona es derrotado enésima vez por el Glorioso Real Madrid, el segundo hubiese crecido para golpear a otra chica catalana, ponerle un velo y violarla en repetidas ocasionas.

Esto tampoco es paranoia y no obedece a estereotipos, a esa gente la crían así y les dan esos valores.

¿Por que estamos en guerra con la civilización islámica? ¿Por que han atacado de forma real, tangible y deleznable a Occidente en los últimos treinta años? ¿Por que Occidente les teme y en vez de enfrentarlos ha permitido su entrada a nuestros vecindarios?

Porque es una guerra cultural que no hemos querido pelear porque nuestros liderazgos de derecha no han tenido el valor para hacerlo por mucho temor a ser calificados por la izquierda y los grupos de presión que juegan a las políticas de identidad. Los liberales nos quieren unir en un proyecto estilo “uno de muchos ” en vez de entre muchos, uno (E pluribus unum). Los liberales creen que las sociedades multirraciales y multicultural son moralmente buenas, creen que las naciones-estados son malas hasta cierto punto y deben ser mitigadas, lavadas, destruidas y aminoradas. El patriotismo para los políticos mainstream es algo que no es controlable porque lo ven como algo primitivo, tribal, y peligroso y por ende conlleva a conflictos. Es por ello que todos los políticos sienten la necesidad de condenar y execrar a todo aquel que muestre un atisbo de nacionalismo hacia sus filas. Y una de las formas de hacerlo es tener una estructura que te permita llevarlo a cabo desde el punto de vista político-administrativo.
Porque todo musulmán desea ver a la sociedad como una plenamente islamizada. Ellos consideran que nuestra civilización está en colapso, es decadente y va en contra de la biología y las órdenes de Alá, y por ello tienen una respuesta ante esa decadencia. El islam es cierto a todo tipo de raza. Todos debemos convertirnos y crear ese estado perfecto llamado ummah. El Islam, ante los ojos de los musulmanes traerá la paz después de la justicia de la espada de Alá.

El liderazgo occidental teme lo que es una realidad ante sus ojos.

Una de las razones por las cuales Occidente ha colapsado es porque pensamos más que otros grupos, hacemos más uso de la dialéctica que cualquier otro grupo, debatimos más. La mayoría de los musulmanes solo se agacha y acepta lo que las élites de sus sociedades les entregan. Nosotros no. Nosotros queremos más y aspiramos a mejores cosas.

Occidente y su liderazgo ha hecho internas disputas que le son ajenas y de una dimensión mucho mayor. Y lo que ha pasado es que esas disputas representan el nivel más bajo de la enorme ola de los conflictos que le son locales a esos despreciables bárbaros y su misticismo babilonio.
La civilización islámica nos hace cuestionarnos a los occidentales sobre nuestra cultura y civilización, ellos quieren en nuestro propio territorio su propio bloque y distinguirse de nosotros, los degenerados. Los místicos babilonios arguyen que nuestra civilización está en desespero decadente y que como no vamos a ahombrarnos y defenderla, ellos la conquistarán y nos impondrán sus valores.

¿En que creen nuestros pueblos ahora? En inciensos, piedras energéticas, pantalones a la ancha, piercings, abortos, likes y emojis en redes sociales. La cristiandad ha colapsado. Los pilares de nuestra educación fueron socavados, reformados y reconstruidos, el proceso clásico del conocimiento y su transmisión ha sido completamente cambiado, las minorías se han aglomerado y creado vanguardias y piden su pedazo de la torta. Muy poca gente ahora sabe sobre nuestra historia, obras artísticas, arquitectura, leyes y ciencia. Y saben mucho de chakras, inciensos, rolling papers, marihuana, maferefún oyá, eleggua, mercurio retrógrado, reggaetón, trap, etc. Es la misma gente que ignora que esencialmente el 90% de todas las cosas que tenemos a nuestro alrededor han sido creadas por hombres occidentales blancos.

La izquierda y la ilustración nos trajeron la educación y su modelo comprensivo para igualarnos, para asegurarnos que las calificaciones de nuestros chamacos no les lastimen sus sentimientos, y que es mejor ser un inútil emocionalmente paralizado a un duro obrero con sentimientos y criterio.

Los musulmanes han estado peleando una guerra activa y pasiva contra nosotros porque piensan que nuestra civilización es un ataque ateo contra ellos, no quieren nuestro modelo de democracia liberal secular, detestan nuestro apoyo hacia el Estado de Israel, y quieren tomar nuestros países porque consideran que somos muy débiles y femeninos para mantenerlos.
La democracia es un insulto ante el islam, es sucia y un sinsentido, la ven como un sistema en el cual sobornas a la gente diciéndoles que les darás más beneficios o menos beneficios y votas por una tarjeta de tal o cual color. Ellos ven a su sistema organizado por jerarquía, realidad biológica y Dios.

Y vaya que les ha servido.

El islam es la más radical, autoritaria y conservadora de todas las religiones: Nos dice como vestirnos, con que mano comer, de que manera limpiarnos el culo, cómo orar, cómo arrodillarnos, cómo follar, etc. Permite a los hombres tener múltiples esposas y tener muchos hijos a los cuales pasarle sus valores. Esta es una sociedad que en contraste con la nuestra, que ha tenido miles de millones de abortos desde la revolución sexual de los sesenta considera que estamos en etapa terminal.
Los musulmanes usan las cifras del aborto en contra nuestra para demostrar nuestra decadencia y nos dicen con certeza y dureza que no queremos tener hijos para pasarles nuestros valores y honrar a nuestra raza.
Ellos nos dicen que como nosotros no lo hacemos, ellos habrán de hacerlo por nosotros.
Y esa es una dura patada en las bolas.
Porque es cierto.

Barcelona, así como el resto de Occidente es un mensaje claro para que empecemos a recuperarnos como un pueblo, como una nación que tiene una cultura y una identidad. Los castizos fuimos los que echamos a esos bárbaros de Europa. Reconquistamos un territorio y creamos uno de los imperios más vastos, prósperos y culturalmente ricos de la historia de la humanidad.
Debemos volver a ser la chispa y la llama que reanime formas de creencia y conciencia en quienes somos.
Y cuando dejemos de tener miedo, porque el miedo y la aversión es endémica ahora en nuestro pueblo actualmente porque estamos moderadamente cómodos con ese tipo de zapatos apretados. El grupo de los místicos babilonios del desierto nos volverá a temer.
Somos el pueblo que escribió las épicas del Cid Campeador, somos el pueblo de Isabel la Católica, somos el pueblo del jamón serrano, el pan con tomate y los toros.

Es inevitable nuestro revivir. Es simplemente nuestra estrategia evolutiva como grupo. Si no lo hacemos desapareceremos por completo y nuestra cultura será destruida. Una cultura milenaria que filosóficamente data a la época de los Sofistas antes de Sócrates.
No estoy hablando de cosas abstractas ni de ideas que sólo intelectuales en sus torres de marfil pueden tocar.
Estoy hablando de lo que somos como nación, pueblo e historia.
Nuestro pueblo necesita una nueva élite, una élite castiza futurista que saldrá adelante con vigor y fortaleza que serán las nuevas figuras históricas.

D e u s V u l t

comments powered by Disqus